Parkinson en menores de 50 años

El Parkinson no solo es una enfermedad de mayores. Aunque parezca sorprendente puede afectar también a los jóvenes. Te contamos cómo reconocer los síntomas de esta patología.

Cuando hablamos de Parkinson inevitablemente lo asociamos a personas mayores. No nos podemos imaginar que alguien joven puede verse afectado por esta enfermedad neurodegenerativa. Pero, 1 de cada 10 casos se diagnostica antes de los 50 y hasta un 20% de las personas afectadas han sido diagnosticadas antes de los 40 años. Por ejemplo, José el protagonista de nuestro vídeo fue diagnosticado de la enfermedad con tan solo 24 años.

Reconocer los síntomas

El Parkinson es una enfermedad neurodegenetiva que afecta al sistema nervioso, por lo que repercute al área encargada de coordinar la actividad, el tono muscular y los movimientos.

Tanto las personas mayores como los jóvenes pueden padecer los mismos síntomas. Los más conocidos son el temblor en reposo, la rigidez muscular y la acinesia, es decir, la dificultad para comenzar a realizar un movimiento.

También son frecuentes la bradicinesia, realizar de forma muy lenta un movimiento y la hipocinesia, ejecutar movimientos lentos y cortos, como les ocurre a un gran número de personas afectadas a la hora de andar, que no son capaces de caminar normal, sino a pasitos cortos.


También te puede interesar leer...


Existen otros síntomas menos conocidos como:

  • Depresión: casi un tercio de los pacientes con Parkinson sufren depresión como parte de la sintomatología. 
  • Estreñimiento.
  • Cambios en el sueño: existe una alteración peculiar llamada "Trastorno de Conducta del sueño REM" (Rapid Eye Movement), que afecta al 60-70% de los enfermos.  No es definitorio, pero es muy frecuente.
  • Pérdida o disminución del sentido del olfato
  • Problemas de memoria o demencia: pueden darse en las fases intermedias de la enfermedad.
  • Dolor: aparece en las fases medias y avanzadas de la enfermedad de Parkinson. Los expertos aseguran que es de muy difícil manejo desde el punto de vista terapéutico.

 Aunque el Parkinson no tiene cura con los tratamientos actuales se puede vivir más de 20 años con una vida razonablemente buena.