Más de 347 millones de personas en el mundo padecen diabetes, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). La diabetes de tipo 2 representa el 90% de los casos mundiales de la enfermedad. Se prevé que la diabetes se convierta en el año 2030 en la séptima causa mundial de muerte. Pese a ser crónica, determinados hábitos de vida pueden prevenirla o retrasar su aparición. 

La Real Academia Española de la Lengua (RAE) indica que la glucemia es la"presencia de glucosa en la sangre", así como la "medida de la cantidad de glucosa presente en la sangre". Este término lo acuñó por primera vez el fisiólogo Claude Bernard. En nuestro país no está aceptada de manera oficial la palabra glicemia, ya que aunque viene del francés glycémie, como bien indica la RAE, ésta también aclara que se usa la 'u' por influencia de la palabra glucosa. No obstante, es común el uso del segundo término en países de América Latina.

La diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce suficiente insulina (hormona que regula el azúcar en la sangre) o cuando el organismo la genera, pero no la utiliza de forma eficaz. Cuando no está bajo control, la diabetes provoca hiperglucemia (aumento del azúcar en la sangre), que puede dañar gravemente nuestro organismo, especialmente el sistema cardiovascular, los riñones, la vista y los nervios.

 



 

Tipos de diabetes

Diabetes tipo 1

También es conocida como insulinodependiente, juvenil o de inicio en la infancia. El páncreas de la persona que padece esta enfermedad no produce suficiente insulina y requiere la administración diaria de esta hormona. Sus causas son desconocidas y en la actualidad no se puede prevenir, aunque sí detectar en un estadio temprano para elaborar un tratamiento. Se detecta a través de la presencia de los signos clásicos de hiperglucemia y una prueba sanguínea anormal: una concentración plasmática de glucosa ≥7 mmol/L (o 126 mg/dL) o bien ≥11,1 mmol/L (o 200 mg/dL) 2 horas después de haber ingerido una solución con 75 g de glucosa.

Representa el 90% de los casos mundiales y se debe a malos hábitos de vida, vinculados a la obesidad y el sedentarismo

Diabetes tipo 2

También es conocida como no insulinodependiente o de inicio en la edad adulta. Representa el 90% de los casos mundiales y se debe a malos hábitos de vida, vinculados a la obesidad y el sedentarismo. Los síntomas son similares a los de la diabetes de tipo 1, pero menos intensos, por lo que suele diagnosticarse tras varios años de presencia. Se detecta mediante la presencia de los signos clásicos de hiperglucemia y una prueba sanguínea anormal: una concentración plasmática de glucosa ≥7 mmol/L (o 126 mg/dL) o bien ≥11,1 mmol/L (o 200 mg/dL) 2 horas después de beber una solución con 75 g de glucosa.

Diabetes gestacional

Aparece durante el embarazo, con síntomas similares a los de la diabetes de tipo 2, pero suele diagnosticarse mediante pruebas prenatales, ya que el paciente puede no referir síntomas. Una concentración ≥7,8 mmol/L (o 140 mg/dL) establece el diagnóstico de diabetes del embarazo.

¿Síntomas de la diabetes?

Diabetes tipo 1

Constante necesidad de orinar Sed inusual Hambre extrema
Pérdida inusual de peso Fatiga e irritabilidad extremas Entumecimiento u hormigueo en los pies



Diabetes tipo 2

Síntomas de la diabetes tipo 1 Infecciones frecuentes de la piel, encías o vejiga
Cortes/moretones que tardan en sanar Visión borrosa