Función digestiva y urinaria

La ostomía es una intervención quirúrgica en la que se practica un orificio en el abdomen para sacar fuera el tubo digestivo o urinario, a través del cual expulsamos las heces o la orina. Por ello, hay que colocar una bolsa para su recogida.

Se produce en aquellas personas que tienen alterada la función digestiva o urinaria debido a un cáncer, una enfermedad inflamatoria intestinal o un traumatismo, entre otras.

Se habla de colostomía cuando se realiza la abertura para que el intestino grueso asome y así eliminar las heces y los gases. Se realiza una ileostomía para sacar al exterior parte del intestino delgado y la urostomía se practica para dar que pueda salir la orina a través de un trayecto diferente al recorrido normal.

Las personas que sufren una ostomía pueden llevar una vida prácticamente normal. Pueden hacer deporte, ir a la playa, bañarse en la piscina y tener relaciones sexuales. Pero deben poner especial atención en el cuidado de su bolsa, así como en su higiene diaria.

Es importante mantener la piel que rodea el estoma limpia y seca. Hay que lavar estas zonas suavemente con agua y jabón. En caso de que se noten pinchazos o ardor, puede ser porque haya fugas y que la piel se esté irritando al entrar en contacto con las heces o la orina.

En España existen más de 100.000 personas ostomizadas

Matricúlate en la clase online "Cuidados de las personas con ostomías".