Elige SUPERCUIDADORES

Fórmate con nosotros y consigue trabajo como cuidador profesional

Centro acreditado por el SEPE y las Comunidades Autónomas

SUPERCUIDADORES es una entidad oficial acreditada por el SEPE, todas las Comunidades Autónomas de España y por el Ministerio de Educación y Formación Profesional, por lo que todos nuestros Certificados de Profesionalidad son oficiales.

Image
Intoxicaciones

En nuestras casas utilizamos una gran cantidad de productos químicos que pueden resultar tóxicos. Te mostramos cuáles son y cómo actuar en caso de intoxicación.

Los accidentes por intoxicación en el hogar suelen estar causados por: medicamentos, productos de limpieza, plaguicidas y productos de jardinería, pinturas, disolventes, adhesivos, combustibles, productos de perfumería y cosmética, así como por bebidas alcohólicas.

Las mayores causas de intoxicación en nuestro país se deben a la ingesta de los productos tóxicos enumerados anteriormente (84% de las consultas), mientras que la inhalación (7%) y el contacto ocular (3%) son casos más raros.

Para evitar que estos accidentes tengan lugar es conveniente guardar dichos productos en un lugar seguro, debidamente aislado de otros productos con los que se puedan confundir por su forma (sobre todo alimenticios).

También nos será de gran ayuda la correcta etiquetación de los envases y no trasvasar los líquidos de un recipiente a otro. Si por cualquier motivo ha de hacerse el trasvase, trate de quitar la etiqueta original y colocar otra que indique correctamente el contenido del envase para evitar equivocaciones. El uso de estos productos debe ser estrictamente el que marca el fabricante en la etiqueta.

A continuación desglosaremos prevenciones específicas para cada uno de los productos tóxicos mencionados al comienzo:

  1. Medicamentos: no almacenarlos nunca en la mesita de noche. Es conveniente que se guarden bajo llave en algún armario o diván que se tenga a mano en casa. Es muy importante que los medicamentos se guarden en sus respectivas cajas con el pertinente prospecto, ya que contiene información que podemos necesitar en cualquier momento. El uso de pastilleros es muy útil para llevar una contabilidad correcta de las dosis (diarias o semanales).
  2. Productos de limpieza:no mezclarlos indiscriminadamente, especialmente en el caso de la lejía y el salfumán, porque se produceun fuerte desprendimiento de cloro, un gas muy tóxico. Lo mismo pasa cuando se mezcla lejía con amoniaco. En este apartado debemos prestar especial atención a los solventes (productos que se secan rápidamente disolviendo otra sustancia), ya que pueden producir, tras una exposición prolongada, problemas en el sistema nervioso y los riñones, malformaciones en el feto e incluso cáncer.
  3. Plaguicidas y productos de jardinería:nunca pulverizar sobre alimentos, personas o mascotas. No permanecer en las estancias en las que se acabe de aplicar el insecticida hasta que haya pasado un tiempo y la habitación se encuentre ventilada. Cuando tenga que aplicar un plaguicida en el exterior, asegúrese de que lo hace de espaldas al viento.
  4. Pinturas, disolvente y adhesivos: aplicarlos con una buena ventilación y evitar permanecer en las habitaciones recién pintadas o barnizadas hasta que se desvanezca el olor del disolvente.
  5. Combustibles y productos de combustión: se recomienda no situar calentadoresdegas en cuartos de baño o zonas poco ventiladas del hogar. Tampoco braseros o estufas en los dormitorios. Es importantísimo cerrar la llave del gas cuando se deje de usar, y siempre por la noche o cuando salgamos de casa. Además, es primordial evitar que la llama se apague por cualquier motivo, ya que podemos pensar que el gas ha dejado de salir, cuando no es así. Si en algún momento se percibe el olor a gas, no hay que accionar interruptores electrónicos, cerillas o cualquier fuente de ignición, ya que pueden provocar una fuerte explosión.

Estas sustancias tóxicas pueden desencadenar tres manifestaciones principales en el organismo por intoxicación:

  1. Alteraciones digestivas: náuseas, vómitos, dolores abdominales (tipo cólico), diarrea, etc.
  2. Alteraciones de la consciencia: Disminución o pérdida de la misma.
  3. Disnea: aumento o disminución de la frecuencia respiratoria.
  • El grado de importancia de cada una de ellas depende de la cantidad y el tipo de tóxico que se haya ingerido. Los signos característicos son: quemaduras en labios y alrededor de la boca cuando se trata de productos químicos, respiraciónrápida y dificultosa con las aspirinas o convulsiones cuando se ha ingerido un excitante del sistema nervioso central.

Primeros auxilios en caso de intoxicación por vía digestiva

  1. Llamar al Centro de Información Toxicológica al teléfono 91 562 04 20.
  2. Como norma general, no provocar el vómito, salvo en caso de intoxicación por medicamentos y solo si el sujeto está consciente y actuamos inmediatamente después de la ingestión.
  3. Neutralizar el tóxico con aguaalbuminosa (6 claras de huevo diluidas en 1 litro de agua) solo si la víctima está consciente.
  4. Colocar en la Posición Lateral de Seguridad al paciente si éste se encuentra inconsciente.
  5. Vigilar las constantes vitales y, si es necesario, comenzar con las maniobras de reanimación.
  6. Abrigar al paciente.

Te recomendamos ver la Masterclass "Los medicamentos genéricos, ¿hacen el mismo efecto?"

Entidades colaboradoras