Leí una vez en las redes sociales que “el orden de los recuerdos no altera el olvido”.

Me desperté ausente, melancólico y destrozado. Mis lágrimas envolvían de dulce recuerdo mi nostálgico pasado. ¿Quién dijo que el pasado siempre fue mejor?, a veces, depende, por etapas. Pero no cabe duda que cuando envejeces y se instalan las enfermedades en tu cuerpo, deteriorándose las neuronas y células en el mismo, arrugándose la piel, sin poder movilizarte, con triste mirada…, todo cambia”.

Hola, soy Cintia y a mis 23 años, soy cuidadora principal de mi marido por su discapacidad causada por su enfermedad crónica y su dependencia severa de grado II.