Sin percibir que esos pequeños despistes pudieran anticipar la mayor lección de mi vida, me vi como raptada en un proceso de maduración acelerado, que no ausente de dolor, me lleva a considerar lo frágil que significa estar viva.

Soy Montse Rodríguez, tengo 51 años y desde hace 4 soy cuidadora de mi mamá de 88 años con alzhéimer y de mi hermano recientemente fallecido hace justo hoy un mes con 53 años.

Soy enfermera en un hospital de la Comunidad de Madrid. Llevo 12 años trabajando en este hospital. Han pasado multitud de pacientes por mis manos, multitud de historias, multitud de situaciones… Han pasado años desde que aquel paciente cambiase mi manera de ver la vida, y aun así sigo teniéndole presente como si fuera ayer cuando entró por primera vez en aquella Unidad de Cuidados Intensivos Respiratorios

Me presento, mi nombre es Paco, soy el esposo de Amalia, y debido a su enfermedad, desde hace 7 años, también soy su cuidador, su boca, sus ojos, sus pies, sus manos y… puede decirse que somos como una misma persona.

Pepa, pepita. Así se llamaba mi abuela, única e irrepetible. Tenía 5 hijas, pero ninguna tenía ni tendrá su gracia, su amabilidad, su estilo, belleza, generosidad y un sin fin de cosas más...

Hace ya algunos años, mi querido abuelo Vicente decidió intervenirse de hallux valgus. Contactamos con la traumatóloga y la operación se llevó a cabo sin incidencias. El día del alta iba a ser un día glorioso. Mi abuela materna lo tenía todo listo para su llegada. Me fui decidida a recogerlo al hospital Can Misses. A mi llegada, la sorpresa fue traumática. Su compañero de habitación me comunicó que mi abuelo de forma repentina, cayó al suelo y cesó de respirar.

“No hay nada más grande que amar y ser correspondido”. No es solo parte de una banda sonora, ya era mi razón de ser desde que emprendí esta aventura.

La primera vez que entré en contacto con M.C. asumimos una misión, y es que en todo el trayecto de vida que nos quedaba juntas trazaríamos un camino para devolvernos a casa.

Hace dos años salí de mi país Ecuador con sueños con metas con ideas claras, que lo que anhelaba en mi vida y una de ellas era hacer lo que me había apasionado desde pequeña y que he podido realizar al servir a los demás.

"No rompas el silencio si no es para mejorarlo”. Ludwig van Beethoven

El silencio de los principales agentes del sector de la dependencia ha sido casi tan duro como la soledad.   Algunos periodistas entraron a degüello metiendo en un pack a todos los profesionales y etiquetándonos como los malos de la película de terror que estábamos viviendo.

Hace unos años, siendo enfermero de una Unidad de Cuidados Intensivos de Adultos, conocí una señora que contaba con 90 años y que allí estaba, después de caer de una tercera planta (unos 10 metros de altura). Sufrió múltiples fracturas, la más grave la del esternón con una contusión miocárdica.

Podría escribir sobre muchas personas que me he encontrado en las muchas casas a las que he ido.

Hace nueve meses mi padre me llamo por teléfono y me dijo: "Natalia, la mujer de mi primo necesita alguien que le cuide. Se le van olvidando las cosas poco a poco y hay que ayudarle con las tareas de casa. He pensado en ti." (Quizás mi padre pensó en mí dada la situación que vivimos hace unos años en casa, cuando tuvimos que cuidar de mi abuela mis hermanas y yo siendo muy jovencitas.)

Mi nombre es Ana, y soy una mujer que fue educada en el cuidado y en el respecto a las personas mayores y enfermas. Toda mi niñez y mi adolescencia conviví en mi casa con personas mayores. Esta es mi historia.

Así nació mi vocación como cuidadora para más adelante convertirse en mi profesión.

Corre finales de febrero, principios de marzo, el coronavirus empieza a hacerse visible en España, telediarios, periódicos y diferentes medios se hacen eco, sin muchos datos y con informaciones continuamente cambiantes.

Os mentiría si dijera que estudié Fisioterapia por vocación, pero lo que sí es mi vocación es ayudar a los demás.

Ya hace 2 años que mi abuela falleció la cual yo llamaba desde niña "mamá teresa", ella fue una mujer valiente y luchadora, perdió a mi abuelo en paz descanse desde muy joven por accidente laboral y ella sola se tuvo que hacer cargo de sus hijos y salir adelante.

Hoy como todos los días me he levantado para ir a trabajar, cuando ya estaba subida en mi coche me he dado cuenta de que se me había olvidado las mascarillas, vaya, esta nueva normalidad no acaba de ser tan normal para mi...

He nacido en una familia humilde de 11 hermanos, yo la última. Nunca tuve claro lo que quería, he sido y soy insegura por situaciones, pero he luchado por sobrevivir porque no me quedaba otra.

Aquí os cuento mi última experiencia en una residencia durante el aislamiento del covid-19.

Paquita era una de las personas que me conocía desde pequeñita porque era una de mis vecinas del primero. Una mujer entrañable que siempre me saludaba y me daba un abrazo.

Parece que fue ayer, cuando el miedo nos sorprendió.

Hoy quiero hablar de ti, cuidadora incansable.

Amanezco todos los días agradeciendo a Dios que mi padre sigue vivo y sano. El tiene 93 años y está estupendo tanto físicamente y psicológicamente.

Mi nombre es Andrés y desde hace ya casi ocho años me dedico a dar apoyo a personas con tea y discapacidad intelectual gravemente afectados. 

Estoy aquí sentada en este tren frío, con billete solo de ida. Te veo a través de la ventana, quieto, mirándome con esos ojos brillantes. No estoy segura de si eres real o solo un recuerdo.

La Organización Mundial de la Salud (WHO) informó del riesgo de contagio de un virus muy peligroso al que llamaron Covid-19 que ha ocasionado el fallecimiento inesperado y súbito de muchas personas de la tercera edad.

Era un 6 de mayo del 2016 que deje a mi familia, amigos y mi país Colombia, para aterrizar en la ciudad de Santiago de Chile, cargada con 2 maletas, sueños y muchas ilusiones.

Yo soy la principal cuidadora de mi madre, sin embargo la candidatura que voy a presentar es la de mi hija Nathalia Garmendia y para hacerlo voy a ubicarles un poco en el contexto de mi propuesta.

En tiempos de coronavirus todo se ha vuelto difícil, tanto para los niños como los adultos.

Deseo presentar mi candidatura a los premios de SUPERCUIDADORES. Para ello, hago un pequeño resumen de mis experiencias en los últimos años.

A mis 17 años empecé a cuidar de mi madre que tuvo un ictus con 51 años.

Año 2020. Algo inesperado va a acontecer en nuestras vidas.

Soy una mujer que, al llegar a España llena de ilusiones, comenzó a trabajar como interna en una casa, cuidando a una abuelita como de 90 años que sufría de Alzheimer. Yo sin saber mucho de aquella enfermedad, pero bajo instrucciones de sus hijos, me dediqué a cuidarla.

Ellos siempre han estado conmigo, en todas las fases de mi vida, en los buenos y en los malos momentos. Nos lo hemos pasado fenomenal juntos, en reuniones, en viajes y en actos varios.

Todos los días nos preocupamos por nuestros abus, pero hoy voy a hablar de ella, esa persona que lo está pasando mal siempre, que no es positiva, necesita del empuje de alguien y la búsqueda de una meta para poder llegar a su destino.

Si mis hijas supieran de nuestra amistad no me creerían. Pensarían que estoy loca, que he perdido la cabeza, lo que agravaría su insistencia y las ganas de ponerme a una mujer en casa.

Todo empezó cuando un día me comunicaron mi ERTE como conductor, el 16 de marzo. ¿Y qué hago ahora fue la pregunta? Tras 5 años como camarero y dos años como conductor, nada había claro. Entonces empecé a buscar trabajo y vi que, en el sector sociosanitario sobre todo de residencias, la llamada fue desesperada.

Hola, mi nombre es Cintia y me gustaría contarles mi historia.

Estaba sentada en el sillón. Se había quedado dormida después de la comida y ahora tocaba el café, pero esperé un poco y la observé.