Mi hija Isabel tiene ya 13 años. Nació con una enfermedad genética llamada Síndrome de Clifahdd. Es tan rara que apenas hay 100 pacientes en el mundo. Isabel es una de ellas.

Mirando desde una ventana de un bar, con un abuelo que cuidaba, a lo lejos se veía una residencia recién reformada super bonita, un antiguo convento. Y el abuelito me dice hay tienes que trabajar y cuidarme.

A través de mi relato quiero dar testimonio para aquellos padres o familiares preocupados por sus hijos e hijas con hemiparesia.

Hoy día vivimos en una sociedad embotada y en muchos casos hasta deshumanizada; vivimos en un mundo muy digitalizado, lleno de muchísima información, pero escasa formación. Todo ello hace, que muchas veces lo esencial y aún lo más importante se nos escape de las manos; pocas veces tenemos “tiempo” para reflexionar o hacer aquello que más nos gusta, o bien preguntarnos ¿Qué o Quién es importante para mí?

Este mismo octubre hizo cinco años que juré ante el juez que me responsabilizaría de la vida de mi madre, incapacitada por una devastadora demencia. Por lo tanto, llevo cinco años siendo la madre de mi madre.

Cuatro de la tarde. Blanca, Antonia y Lucía escuchan su programa favorito de radio. Esa pequeña bomba de oxígeno, de entretenimiento, de desconexión del coronavirus. Esa maldita realidad. Cansadas de las noticias que cada mañana se escuchan en las televisiones de la residencia en la que viven, con la ansiedad de todos los profesionales y residentes de saber en qué consiste esa “nueva normalidad”.

Mi nombre es Leonel Paiz Gutiérrez, de 50 años y enfermo de los riñones.

Teniendo el virus, en cama y aislado. En donde nos destierra cuando, sin pedir permiso, se acomoda en el organismo y, con redoblada crueldad, también en el alma, contagiándola de soledad y de silencio.

La idea de cuidar y proteger a los adultos mayores más vulnerables nace de un “juego”, que empezó en mi humilde hogar, compartiendo con mi abuelo paterno Josefito, sin saber que, de ese juego de niños, de ese juego de amor, con reglas muy claras y un objetivo sólido se convertiría en obra de grandes.

Tanto que expresar y no saber de qué manera, ni cómo empezar. Siempre he tenido la certeza de que esto que estamos viviendo, es algo que marcará nuestra vida, en mi caso, profesional y personal.

Desde pequeña mi madre me enseñó la importancia de ser amable y empática con las personas. Ella era una mujer activa, dulce y cariñosa, y que siempre transmitía alegría.

Comienza el día y el trasluz de una ventana expande la misericordia sobre los cuerpos. La cama alberga el cariño de tiempos anteriores, fortalecido por el roce, constante, reciente, de un par de gatas, amorosas, dan los buenos días a mis padres. Mamá se levanta, saluda a Catira y Negrita, esta última se arrima a los pies de Papá quien sigue durmiendo un poco más. No faltará mucho para que él descienda a la cocina. A esta hora puedo sentir sus pasos, fuertes, sobre la terracota que cubre los escalones.

¿¡Ya estas, hija mía!? decía todas las tardes Maruja a su hija pequeña Belén que iba a cuidarla, me imagino que habrá muchas historias como las de Maruja y Belén.

Es el lugar donde trabajo, donde convivo con unas personajes increíbles, como en todo castillo, hay reina, príncipe, princesa, capitán y todo un elenco de personajes, incluidos brujas y sanadoras de almas. Yo, soy el malabarista del fuego, me encargo de que todos coman como príncipes, pongo todo el cariño y mi alma en ello.

Este es el relato de tres familias que como consecuencia del COVID-19 nos hemos visto involucradas en una situación inesperada, pero que con la implicación nuestra y de nuestros contactos hemos logrado ayudar a 8 residencias de ancianos suministrándoles productos gratuitos por un valor superior a los 300.000€.

Estando en mi rutina diaria del gimnasio, recibí una llamada telefónica solicitándome el servicio de transporte para una paciente, desde el hospital de Cudeca en Benalmádena, donde colaboro como voluntaria, hasta Marbella donde residía la paciente. Más o menos unos 30 kilómetros de distancia. Sin pensarlo dos veces acepté. A las 12 del día estaba recogiendo a la paciente y organizándola en el coche con su equipaje.

Los grandes olvidados de esta pandemia por desgracia. volvemos a ser los pequeños pueblos, qué pese a tener menor incidencia de casos covid, tenemos menos recursos sanitarios tanto en personal como logísticos.

Hola, soy Patricio Vázquez, de la ciudad de Cañar, ubicada en la sierra central de mi Ecuador. Y deseo postular como SUPERCUIDADORES 2020, por el esfuerzo que se viene realizando al tratar de bridar un apoyo en diferentes ámbitos a la gente que lo requiere, especialmente a los de mi pueblo. Son algunos años que venimos cuidando por los que necesiten de asistencia en lo físico, social, médico, alimentos etc.

Desde la calma de haber reposado toda la montaña rusa de emociones que viví durante el confinamiento y desde esta energía de paz que da haber hecho sólo lo que había que hacer, os transmito un poco de lo que para mí ha sido un antes y un después a nivel laboral, pero sobre todo personal.

Mi nombre es Juan Franco, tengo 78 años y comparto mis días con la enfermedad de Parkinson desde hace 16 años.

Mil noches y unas cuantas más, mil noches llenas de insomnio, llenas de horrores, de una horrible agitación motriz, de dolorosas lágrimas…

El esposo de mi prima bélgica, Cadet, la cual está haciendo su pasantía en medicina, se dedica a ser motivador político. El Covid-19 coincidió con la etapa política de la Republica Dominicana, la cual se celebró en el pasado mes de julio. Pero desde marzo las reuniones y asamblea políticas no se detuvieron, y Romer Bernard, hombre joven y robusto, PLDista no dejó de luchar porque su partido llegara al poder.

Soy cuidadora de personas con Alzheimer, discapacidad física y también de algunos pacientes psiquiátricos.

Maestra de vocación, desde los 5 años deseé con todo mi corazón dedicarme a la educación, y mi sueño se hizo realidad. He ejercido como maestra de educación primaria durante 18 años, pero nunca pensé que mi profesión cambiaría con 39 años.

Soy Nohora Lucia Orozco herrera, colombiana y tengo 57 años. Hace 26 años nació mi hija María José López Orozco con una hipoxia neonatal, se le diagnostico parálisis Cerebral Infantil.

Hola, soy Markel, tengo 14 años y vivo en un pueblito de Gipuzkoa llamado Urnieta. Me encanta vivir en mi pueblo porque es muy tranquilo, está rodeado de monte y la gente me quiere mucho. Mi ama se llama María y mi aita Vicen, y tengo una hermana mayor que se llama Carlota. ¡Qué bien me lo paso con ella!

Caminaba por delante de mí y me emocioné… Así, de repente, me di cuenta del proceso que estábamos viviendo. Cada uno el suyo. Madre e hijo. Hijo y madre. Y toda una vida a nuestras espaldas. Y mientras caminábamos, ella por delante de mí, el amor y la tristeza me invadieron ese momento y me entendí como cuidador.

Mi nombre es Ana María Rodríguez Sánchez y trabajo de Auxiliar de Ayuda a Domicilio en Órgiva (Granada).

Cuando estuve formándome haciendo cursos para trabajar con personas de discapacidad funcional, no estaba segura de que yo pudiese trabajar en esto; ya que no había tenido oportunidad con gente cercana con la que practicar. Pero a la vez había algo que me llamaba la atención.

Mi llamo Francisca Rivas Rodríguez, los conocidos me llaman “Paquí”. Paquita como sé que es con cariño no me importa, soy Auxiliar de Ayuda a Domicilio. Un trabajo intenso pero me hace feliz.

Me he dedicado a cuidar a mi señora madre, somos tres hermanos, yo soy la única hembra y la mayor de los tres, a mi mamá le gusta estar conmigo en mi casa. Ella tiene 73 años, tiene algunas situaciones del sistema nervioso, mucho nerviosismo y cambios inesperados de humor, por lo que procuro en la medida de mis posibilidades que ella esté tranquila y alegre, que realice actividades que la distraigan y piense en cosas positivas de la vida, para que cuando tenga esos días grises en su carácter, no sean tan fuertes para todos.

Nunca me había sentado a escribir sobre mi abuelo. Son miles, millones, las veces que le recuerdo, más desde su ausencia.

Soy Lorena Giménez, podría empezar diciendo que soy Trabajadora Social, Actriz, Periodista, Antropóloga… fundadora y directora de Ilógica, entidad con 20 años de experiencia y premios a nivel nacional e internacional por su compromiso social y emprendimiento, podría contaros que soy una persona que busca siempre actuar como le gustaría que actuaran con ella, que cree que las cosas siempre pasan por algo y que de todo se aprende, pero la verdad, os querría contar que soy quien soy tras sufrir mi madre 5 ictus, que le paralizaron parte del cuerpo y le hizo tener una regresión a la infancia, convirtiéndose desde entonces en mi hermana pequeña o mejor dicho en mi hija.

Cristina Cortez, cuidadora profesional, nos cuenta a través de un video, su experiencia como cuidadora.

Desde la Asociación APROSU queremos presentar la candidatura de una SUPERCUIDADORA, Dña. Raquel Gutiérrez Mateos, profesional que lleva en la Asociación desde 2001; casi 20 años apoyando y sirviendo de “cimientos” en los proyectos de vida de las personas con discapacidad intelectual.

Jorge Agustí, una de las personas que más admiro, es un padre e hijo excepcional que cuida de sus hijas y de sus padres, ya mayores, con el máximo cariño.

Me llamo Gisela Aldana, soy una mujer de 59 años de edad con discapacidad físico-motora.

¡Enhorabuena, estáis embarazados de gemelas!

Una vez escuché a una compañera decir que la palabra cuidador no le gustaba, ella decía que esa definición era despectiva.

Antes de escribir sobre la profesión del cuidado de personas, quiero ser honesto y, con mucho pudor, porque no llegué al grado de sufrimiento, (creo), de las personas que cuido, soy una persona que padece, desde hace veintiocho años una enfermedad mental, o, dicho de otra manera, soy una persona con malestar psíquico. El nombre de ésta es el de buffers delirantes, a pesar de haber oído llamarla esquizofrenia afectiva, enfermedad bipolar, etc. Dicho esto, voy a intentar centrarme en lo que sentimos o siento siendo cuidador…

Mi nombre es Sharon López C, soy ecuatoriana, nací de buenos padres que me enseñaron cosas muy importantes en la vida, en primer lugar, el amor y el respeto a Dios, en segundo lugar el amor y el respeto a las personas y en especial a los mayores ya que un día seremos como ellos.

A mis 69 años, con fibromialgia y la compañía de Cloe, una bichón maltés de 2 años que duerme conmigo, el teléfono suena exclamando dos tonos perdidos diciendo así, que Josémari se ha despertado. Sé que me espera en su cama, paciente, sabiendo que necesito unos minutos para poner mi cuerpo en marcha antes de ir a levantarlo. Cierro levemente los ojos de nuevo suplicando cinco minutos más, hasta que pasado ese tiempo más otros instantes más, el teléfono vuelve a sonar.

¡Qué pesada está mi nieta! Últimamente está siempre preguntándome cosas, aunque reconozco que me gusta tenerla cerca.

Espero que te lleguen estas palabras, porque no quiero que te sientas culpable. He vivido muchos años y ya llega mi hora.

Hay dos caras, hay dos verdades, como el sol caliente que nos aporta vida, como la luna fría que nos sustenta, pero nadie dijo que era fácil.

Jamás pensé que me gustaría tanto dedicarme a esta profesión.

Había una vez una mujer de 38 años que llegó a un nuevo país, dejando toda una vida detrás, una carrera profesional, amigos, todo un pasado para comenzar de nuevo, en un lugar lleno de prejuicios, los cuales tuvo que ir bandeando para lograr subsistir con sus padres y su hijo de 4 años.

Sin percibir que esos pequeños despistes pudieran anticipar la mayor lección de mi vida, me vi como raptada en un proceso de maduración acelerado, que no ausente de dolor, me lleva a considerar lo frágil que significa estar viva.

Soy Montse Rodríguez, tengo 51 años y desde hace 4 soy cuidadora de mi mamá de 88 años con alzhéimer y de mi hermano recientemente fallecido hace justo hoy un mes con 53 años.

Soy enfermera en un hospital de la Comunidad de Madrid. Llevo 12 años trabajando en este hospital. Han pasado multitud de pacientes por mis manos, multitud de historias, multitud de situaciones… Han pasado años desde que aquel paciente cambiase mi manera de ver la vida, y aun así sigo teniéndole presente como si fuera ayer cuando entró por primera vez en aquella Unidad de Cuidados Intensivos Respiratorios

Me presento, mi nombre es Paco, soy el esposo de Amalia, y debido a su enfermedad, desde hace 7 años, también soy su cuidador, su boca, sus ojos, sus pies, sus manos y… puede decirse que somos como una misma persona.

Pepa, pepita. Así se llamaba mi abuela, única e irrepetible. Tenía 5 hijas, pero ninguna tenía ni tendrá su gracia, su amabilidad, su estilo, belleza, generosidad y un sin fin de cosas más...

Hace ya algunos años, mi querido abuelo Vicente decidió intervenirse de hallux valgus. Contactamos con la traumatóloga y la operación se llevó a cabo sin incidencias. El día del alta iba a ser un día glorioso. Mi abuela materna lo tenía todo listo para su llegada. Me fui decidida a recogerlo al hospital Can Misses. A mi llegada, la sorpresa fue traumática. Su compañero de habitación me comunicó que mi abuelo de forma repentina, cayó al suelo y cesó de respirar.

“No hay nada más grande que amar y ser correspondido”. No es solo parte de una banda sonora, ya era mi razón de ser desde que emprendí esta aventura.

La primera vez que entré en contacto con M.C. asumimos una misión, y es que en todo el trayecto de vida que nos quedaba juntas trazaríamos un camino para devolvernos a casa.

Hace dos años salí de mi país Ecuador con sueños con metas con ideas claras, que lo que anhelaba en mi vida y una de ellas era hacer lo que me había apasionado desde pequeña y que he podido realizar al servir a los demás.

"No rompas el silencio si no es para mejorarlo”. Ludwig van Beethoven

El silencio de los principales agentes del sector de la dependencia ha sido casi tan duro como la soledad.   Algunos periodistas entraron a degüello metiendo en un pack a todos los profesionales y etiquetándonos como los malos de la película de terror que estábamos viviendo.

Hace unos años, siendo enfermero de una Unidad de Cuidados Intensivos de Adultos, conocí una señora que contaba con 90 años y que allí estaba, después de caer de una tercera planta (unos 10 metros de altura). Sufrió múltiples fracturas, la más grave la del esternón con una contusión miocárdica.

Podría escribir sobre muchas personas que me he encontrado en las muchas casas a las que he ido.

Hace nueve meses mi padre me llamo por teléfono y me dijo: "Natalia, la mujer de mi primo necesita alguien que le cuide. Se le van olvidando las cosas poco a poco y hay que ayudarle con las tareas de casa. He pensado en ti." (Quizás mi padre pensó en mí dada la situación que vivimos hace unos años en casa, cuando tuvimos que cuidar de mi abuela mis hermanas y yo siendo muy jovencitas.)

Mi nombre es Ana, y soy una mujer que fue educada en el cuidado y en el respecto a las personas mayores y enfermas. Toda mi niñez y mi adolescencia conviví en mi casa con personas mayores. Esta es mi historia.

Así nació mi vocación como cuidadora para más adelante convertirse en mi profesión.

Corre finales de febrero, principios de marzo, el coronavirus empieza a hacerse visible en España, telediarios, periódicos y diferentes medios se hacen eco, sin muchos datos y con informaciones continuamente cambiantes.

Os mentiría si dijera que estudié Fisioterapia por vocación, pero lo que sí es mi vocación es ayudar a los demás.

Ya hace 2 años que mi abuela falleció la cual yo llamaba desde niña "mamá teresa", ella fue una mujer valiente y luchadora, perdió a mi abuelo en paz descanse desde muy joven por accidente laboral y ella sola se tuvo que hacer cargo de sus hijos y salir adelante.

Hoy como todos los días me he levantado para ir a trabajar, cuando ya estaba subida en mi coche me he dado cuenta de que se me había olvidado las mascarillas, vaya, esta nueva normalidad no acaba de ser tan normal para mi...

He nacido en una familia humilde de 11 hermanos, yo la última. Nunca tuve claro lo que quería, he sido y soy insegura por situaciones, pero he luchado por sobrevivir porque no me quedaba otra.

Aquí os cuento mi última experiencia en una residencia durante el aislamiento del covid-19.

Paquita era una de las personas que me conocía desde pequeñita porque era una de mis vecinas del primero. Una mujer entrañable que siempre me saludaba y me daba un abrazo.

Parece que fue ayer, cuando el miedo nos sorprendió.

Hoy quiero hablar de ti, cuidadora incansable.

Amanezco todos los días agradeciendo a Dios que mi padre sigue vivo y sano. El tiene 93 años y está estupendo tanto físicamente y psicológicamente.

Mi nombre es Andrés y desde hace ya casi ocho años me dedico a dar apoyo a personas con tea y discapacidad intelectual gravemente afectados. 

Estoy aquí sentada en este tren frío, con billete solo de ida. Te veo a través de la ventana, quieto, mirándome con esos ojos brillantes. No estoy segura de si eres real o solo un recuerdo.

La Organización Mundial de la Salud (WHO) informó del riesgo de contagio de un virus muy peligroso al que llamaron Covid-19 que ha ocasionado el fallecimiento inesperado y súbito de muchas personas de la tercera edad.

Era un 6 de mayo del 2016 que deje a mi familia, amigos y mi país Colombia, para aterrizar en la ciudad de Santiago de Chile, cargada con 2 maletas, sueños y muchas ilusiones.

Yo soy la principal cuidadora de mi madre, sin embargo la candidatura que voy a presentar es la de mi hija Nathalia Garmendia y para hacerlo voy a ubicarles un poco en el contexto de mi propuesta.

En tiempos de coronavirus todo se ha vuelto difícil, tanto para los niños como los adultos.

Deseo presentar mi candidatura a los premios de SUPERCUIDADORES. Para ello, hago un pequeño resumen de mis experiencias en los últimos años.

A mis 17 años empecé a cuidar de mi madre que tuvo un ictus con 51 años.

Año 2020. Algo inesperado va a acontecer en nuestras vidas.

Soy una mujer que, al llegar a España llena de ilusiones, comenzó a trabajar como interna en una casa, cuidando a una abuelita como de 90 años que sufría de Alzheimer. Yo sin saber mucho de aquella enfermedad, pero bajo instrucciones de sus hijos, me dediqué a cuidarla.

Ellos siempre han estado conmigo, en todas las fases de mi vida, en los buenos y en los malos momentos. Nos lo hemos pasado fenomenal juntos, en reuniones, en viajes y en actos varios.

Todos los días nos preocupamos por nuestros abus, pero hoy voy a hablar de ella, esa persona que lo está pasando mal siempre, que no es positiva, necesita del empuje de alguien y la búsqueda de una meta para poder llegar a su destino.

Si mis hijas supieran de nuestra amistad no me creerían. Pensarían que estoy loca, que he perdido la cabeza, lo que agravaría su insistencia y las ganas de ponerme a una mujer en casa.

Todo empezó cuando un día me comunicaron mi ERTE como conductor, el 16 de marzo. ¿Y qué hago ahora fue la pregunta? Tras 5 años como camarero y dos años como conductor, nada había claro. Entonces empecé a buscar trabajo y vi que, en el sector sociosanitario sobre todo de residencias, la llamada fue desesperada.

Hola, mi nombre es Cintia y me gustaría contarles mi historia.

Estaba sentada en el sillón. Se había quedado dormida después de la comida y ahora tocaba el café, pero esperé un poco y la observé.