Cálculos renales o "piedras en el riñón"

Aproximadamente para el 10% de la población el qué comer cuando sufres de cálculos renales puede llegar a ser su peor pesadilla. Estas pequeñas y dolorosas formaciones (cálculos o comunmente conocidas como "piedras") están cada vez más presentes en la sociedad y en la vida de las personas. Para acabar con ellas, es posible utilizar medicamentos o someternos a una intervención quirúrgica, pero también es muy importante la alimentación que llevamos cuando sufrimos de cálculos renales.

En primer lugar, ¿qué es un cálculo renal?

Un cálculo renal es la formación de un trozo de material sólido dentro del riñón. Los cálculos renales se pueden formar cuando la orina contiene gran cantidad de ciertas sustancias, y se pueden formar en meses o semanas.

¿Cuáles son los síntomas de los cálculos renales?

El síntoma más común del cálculo renal es un dolor intenso que aparece y desaparece súbitamente. Este dolor se puede sentir en:

  • El área abdominal o en un costado de la espalda.
  • En el área de la ingle o testículos.

Otros síntomas relacionados con los cálculos renales que pueden aparecer son:

  • Sangre en la orina
  • Fiebre
  • Náuseas
  • Color anormal de la orina
  • Vómitos
  • Etc.

Los cálculos renales son formaciones de material sólido dentro del riñón, que pueden provocar síntomas como el dolor en el área abdominal o en un costado de la espalda, así como dolor en el área de la ingle o testículos. Comunmente se conoce como "piedras en el riñón"

Qué comer dependiendo del tipo de cálculo renal que suframos

Los cálculos renales pueden estar formados de ciertas sustancias, y es muy importante saber a qué tipo de cálculo renal nos enfrentamos, ya que el tipo de tratamiento y alimentación dependerá de ello. Los cálculos renales más frecuentes son:

  • Cálculos de oxalato cálcico

Este tipo de cálculos renales son los más comunes, y tienes que tener especial cuidado con los siguientes alimentos:

- Proteínas, como los huevos, la carne, o el pescado. Se recomienda consumir hasta un máximo de 150 gramos al día.

- Las espinacas, las acelgas, la remolacha o la zanahoria. También la gelatina, el cacao, el chocolate o el marisco, ya que son alimentos ricos en oxalato y debes de tratar de evitarlos.

- También es recomendable limitar el consumo de ciertas frutas como el albaricoque, el melocotón, las ciruelas, fresas, naranjas o mandarinas.

- Procura restringir la leche, el té y el café a dos tazas diarias, y evita las bebidas azucaradas y alcohólicas.

- Por último, no te olvides tampoco de beber agua, mínimo dos litros de agua al día.

  • Cálculos de fosfato cálcico

La alimentación recomendada para los cálculos de fosfato cálcico se basa en llevar una dieta equilibrada.

- Es recomendable limitar los cítricos y zumos además de los lácteos.

- En el caso de las proteínas estas están permitidas, pero siempre con moderación, no más de 150 gramos al día en carnes, pescados, huevos y derivados.

- Es recomendable restringir el consumo de café, leche, té a dos tazas al día.

- Evita las bebidas azucaradas como la Coca Cola o la gaseosa, al igual que las bebidas alcohólicas.

  • Cálculos de ácido úrico

En este caso, es muy importante no consumir alimentos ricos o que contengan purina. Esta sustancia está sobre todo presente en alimentos como:

- Las carnes, los pescados azules, mariscos o vísceras.

- También es importante evitar las espinacas, espárragos, setas, champiñones, coliflor y rábanos.

Por el contrario, consume alimentos que se convertirán en tus mejores aliados como los huevos, los cereales, las frutas, los lácteos con poca grasa y las verduras (menos las no recomendadas). Pásate al té suave, al mosto diluido o zumos cítricos, y trata de evitar las bebidas gaseosas y las alcohólicas, en especial la cerveza, incluyendo la sin alcohol.

  • Cálculos de cistina

La dieta más recomendada para los cálculos de cistina es la alimentación vegetariana, ya que es rica en frutas y verduras y con un contenido bajo en proteínas. Algunos alimentos que se recomienda reducir su consumo son:

- Los huevos, las legumbres, los frutos secos y el queso.

- Trata de beber entre 3 y 5 litros de agua al día. Y máximo dos tazas de café. Las bebidas alcohólicas y azucaradas tampoco son buenas.

Estas son algunas recomendaciones sobre el qué podemos comer o qué debemos evitar comer si sufrimos de cálculos renales. Aún así, siempre estará por encima el criterio de nuestro médico o especialista.

Si te gustaría aprender todavía más sobre cómo cuidarte y cuidar, echa un vistazo a nuestro catálogo formativo.