Infarto de miocardio, dolor de brazo o quemazón en el pecho como síntomas.

Las personas que sufren un infarto de miocardio van a tener un corazón más débil. Por eso es importante saber cuidarse para prevenirlo y para afrontar la situación una vez que se ha sufrido. El dolor del brazo o la sensación de que nos quema el pecho es un indicador de que algo no va bien y debemos de actuar rápidamente.

¿Sientes dolor en el brazo o la sensación de que te quema el pecho?

Estás sentado charlando tranquilamente, cuando de repente empiezas a sentir una opresión en el pecho que te quema y tienes la sensación de que te falta el aire.

O esa opresión la sientes en el estómago, en los brazos, en la espalda, en la mandíbula o en el cuello.

Comienzas a sentirte débil, empiezas a sudar, te entran naúseas o vómitos y una oleada de ansiedad te invade.

¡Cuidado! son síntomas muy peligrosos que se pueden corresponder con un fallo cardíaco. Aunque el 25% de los infartos no presentan síntomas, hay que estar prevenido.

Por eso, ante cualquier indicio es mejor curarse en salud y acudir lo más rápidamente posible a un Servicio de Urgencias y avisar al teléfono de emergencias 112.

¿Por qué se produce un infarto de miocardio?

El infarto de miocardio ocurre porque el corazón no recibe suficiente riego sanguíneo, debido a una obstrucción en una de las arterias coronarias.

La falta de oxígeno causa una angina de pecho, que si se detecta a tiempo no provoca la muerte del tejido cardíaco.

Sin embargo, si no se actúa a tiempo la falta de oxígeno ocasiona el daño en el corazón y finalmente la necrosis, es decir, el infarto.

Existen una serie de riesgos que incrementan las posibilidades de sufrir un fallo en el corazón como por ejemplo:

  • Las enfermedades coronarias.
  • Antecedentes familiares de angina de pecho.
  • Haber sufrido anteriormente un infarto.
  • Arritmias cardíacas.
  • La combinación de la edad con malos hábitos para la salud como fumar, consumir de forma excesiva bebidas alcohólicas, la obesidad o altos niveles de estrés.

Por todo esto, es muy importante que llevemos unos hábitos de vida saludable, y sobre todo, si empezamos a sentir síntomas como los descritos anteriormente, actuar inmediatamente y no dejarlo pasar.

A continuación, te dejamos algunas formaciones de nuestro catálogo:

Te ayudarán a que puedas aprender más sobre cómo cuidarte mejor, por ejemplo, o cómo vivir tras un infarto.

¿Cómo vivir después de un infarto de miocardio?

Las personas que han luchado y han sobrevivido a un fallo cardíaco aseguran que una vez recuperados le surgen dudas. Tratan de analizar cómo ha sido su vida para intentar ver las posibles causas. Como Juan Bartolomé que sufrió un infarto y se ha replanteado su vida entera.